Gestión emocional del bitcoinversor

En las inversiones como en la vida, identificar las emociones y ser consciente de ellas es el primer paso para saber gestionarlas. Todo el conocimiento intelectual adquirido sobre los fundamentales de Bitcoin y el análisis técnico sería inútil si no aprendiéramos a permanecer tranquilos en los momentos de máxima tensión inversora, cuando las emociones propias y colectivas están en plena ebullición.

 

Numerosos son los estudios que demuestran que el mercado se mueve por emociones en el corto e incluso, en ocasiones, en el medio plazo. La psicología de las masas inversoras, muchas veces irracional, nos penetra a todos llevándonos a estados de entusiasmo, excitación, euforia, ansiedad, negación, miedo, depresión, etc. que son, en definitiva, la piedra angular para una toma de decisiones incorrecta.

 

¿Cuántas veces has vendido tus activos en momentos de pánico o comprado en momentos de euforia? Pues bien, te cuento un secreto: ¡se hace justo al revés!

No en vano los mejores inversores hacen mucho dinero en las crisis económicas, porque utilizan lo que se conoce como “filosofía contrarian”, o contraria a lo que hace la mayoría.

De ahí la famosa frase de Bernard Baruch:

 

"Cuando hasta el limpiabotas habla de bolsa,

es tiempo de vender"

Para entender lo que quiero decir, echemos un vistazo al ciclo de las emociones del mercado:

A medida que el precio de bitcoin va subiendo, las emociones positivas se intensifican. Primero es únicamente optimismo, luego pasamos al entusiasmo, luego a la excitación y por último a la euforia. En cambio, en las correcciones es al revés: el precio baja a medida que se intensifican las emociones negativas, ansiedad, miedo, depresión, pánico…

 

Hay que saber que el punto de máximo riesgo financiero llega cuando hay euforia en el mercado. En ese punto todo el mundo habla de la acción, los medios en particular. Las predicciones son estratosféricas y los inversores ponen todo su dinero en algo que desconocen por completo. Ni siquiera han dedicado unas horas a entender en lo que están invirtiendo. Invierten porque otros invierten. De ahí la frase del limpiabotas. Es la fase especulativa. La fase del miedo a perder el tren. La fase del FOMO (fear of missing out o temor a perderse algo). La fase en que todo el mundo piensa que se hará rico de la noche a la mañana. Es el momento en que tienes que tener el máximo cuidado.

¿Por qué debes tener sumo cuidado en la euforia?

Porque esos mismos inversores especuladores inexpertos no conocedores del ciclo de las emociones del mercado que compraron en la excitación sin saber en qué se metían, saldrán corriendo apresuradamente asustados en el miedo y venderán sus bitcoin rápidamente (al verse en pérdidas) aumentando enormemente la volatilidad y provocando una enorme caída por el efecto dominó.

 

Para cuando quieras salir de la inversión, puede ser demasiado tarde. Tendrás que asumir pérdidas cuantiosas. A no ser que seas un hodler y tu horizonte temporal sea el largo plazo.

Los buenos inversores conocen las emociones por las que están pasando las masas y las aprovechan en su favor.

Por otro lado, en el punto de máxima oportunidad financiera escucharás las peores predicciones. Resulta paradójico, pero fíjate a partir de ahora como es verdad. Algunas de esas predicciones incluyen “que bitcoin está muerto”, “que los gobiernos nunca permitirán su implantación”, “que no tiene uso práctico”, “que terminará teniendo sólo un valor residual”, “que contamina mucho”...  En fin, habrá un mar de noticias negativas y el sentimiento generalizado será de rendición y desánimo. La gente asumirá pérdidas del 40%-60% en esta fase. Sin ser conscientes que una nueva subida está a la vuelta de la esquina. Es la fase de la incertidumbre y la duda. Es la fase del FUD (fear, uncertainty and doubt o miedo, incertidumbre y duda). Todos pierden interés, incluso los medios.

Pero, al final de esa fase, cuando se empiecen a escuchar buenas noticias de nuevo, aunque el desánimo persista, y el precio siga siendo bajo, sabremos que es el momento en que bitcoin se dará la vuelta y comenzará a subir otra vez. Será el comienzo de un nuevo ciclo. Como ves en el gráfico la depresión seguirá estando presente aun con el precio ligeramente al alza, pero pronto dará pie a la esperanza.

ciclo de emociones del mercado bitcoin.jpg
portada cuadrada como invertir en bitcoin mercedes duran.png

¡YA A LA VENTA!

El libro más completo para saber qué es Bitcoin y cómo invertir de forma sencilla

orbita venus 2.png

Todo sobre Bitcoin

Bitcoin es una moneda digital que circula por su propia red de ordenadores conectados de forma descentralizada. Precisamente porque es descentralizada no requiere de ninguna autoridad central o local que la gestione. De ahí el carácter libertario de la moneda.

orbita venus 2.png

Todo sobre Bitcoin

En un paralelismo con Internet, se dice que la penetración de Bitcoin en la sociedad se encuentra en un periodo equivalente a los años 90, cuando la red de redes comenzaba su adopción paulatina. El proceso de adopción de una nueva tecnología está ampliamente estudiado. Además, hay disponible una serie de modelos a medio y largo plazo desarrollados por inversores macroeconómicos de diversa índole. 

Y PARA LOS MÁS PEQUES...

cuento cama.JPG

¡EL CUENTO DE BITCOIN!

ENSÉÑALES PRONTO AQUELLO
QUE TÚ APRENDISTE TARDE

don sato.JPG

COMPRA AQUÍ

portada cuadrada como invertir en bitcoin mercedes duran.png
Amazon-logo.png

Disponible en:

TODO LO QUE NECESITAS SABER DE BITCOIN,
EN ESPAÑOL, REUNIDO EN UN LIBRO

De ahí la famosa frase del Barón Rothschild:

 

“Compra cuando hay sangre en las calles,

incluso si la sangre es la tuya propia”

 

Naturalmente comprar cuando todo son malas noticias da miedo. Los precios caen estrepitosamente y parece que se va a acabar el mundo. Pero es el momento de mantener la cabeza fría. Se te está presentando una oportunidad de oro. No es cuestión de intentar cazar un cuchillo al vuelo, pero conviene prestar la máxima atención a las buenas noticias (aunque no muevan el precio), a que los fundamentales sigan intactos y al Análisis Técnico en busca de divergencias, rebotes, soportes clave, figuras de cambio de tendencia, etc.

 

¿Qué pasa cuando consigues vencer ese miedo desde la objetividad?

Entonces no se llamará bajada, se llamará descuento. Es un cambio de mentalidad que te abrirá nuevas oportunidades y te dará seguridad a la hora de invertir. Ese fue el caso de los inversores inmobiliarios que compraron viviendas en España en 2013 y 2014 justo en el peor momento del pinchazo de la burbuja inmobiliaria. Ellos tenían claro que el mundo no se acababa y que los precios de las casas volverían a subir, como siempre ocurre, por eso entraron al mercado cuando todos los medios de comunicación, incluso los especializados, lo desaconsejaban. La depresión seguía estando presente.

 

Haz el ejercicio de convertirte en un observador emocional. Observa los sentimientos de los demás, de los medios, incluso de ti mismo sin participar de ellos. Ajeno a ellos. Después analiza en qué fase del gráfico emocional se encuentran. Esto te ayudará enormemente a poder mantener tu cabeza fría.

 

El secreto consiste en entender el comportamiento emocional de las masas inversoras y utilizarlo a nuestro favor; observando su conducta desde una posición externa, mucho más lúcida.

 

Esto ocurre con todos los activos, pero en el caso de bitcoin la volatilidad es mayor al tener una capitalización de mercado aún reducida. A medida que pase el tiempo esta volatilidad irá disminuyendo y las correcciones se volverán menos llamativas.

La mentalidad Hodler

Este control emocional y visión de la realidad “desde afuera” es lo que ha llevado a muchos inversores a comprar bitcoin durante el mercado bajista del 2018; y a muchos hodlers a mantener sus posiciones durante años viviendo correcciones, mercados bajistas, forks, buenas y malas noticias. Pues bien, esas personas son las que ahora mismo están mejor posicionadas. Cuentan con unas ganancias sólidas de varios dígitos y la volatilidad diaria, semanal e incluso mensual les importa poco. Son los conocidos como manos fuertes porque no venden o compran movidos por las noticias, los momentos de pánico o euforia. Permanecen objetivos en su inversión.

La mentalidad Hodler se caracteriza, por tanto, por ser largoplacista. Sabiendo que los mercados se mueven por emociones en el corto y en el medio plazo, la mentalidad Hodler permanece inalterable a todas ellas.

Los hodlers se alegran de las subidas, pero también de las bajadas, ya que entienden que las correcciones son normales en cualquier activo como hablamos en la sección anterior. Incluso las consideran descuentos para seguir acumulando bitcoin.

Nada sube en línea recta. Nunca. Repito. Nunca.

La mentalidad Hodler está alineada con el Ciclo de Adopción Tecnológica que vimos en la sección 1 capítulo 3 y con el Modelo Stock-to-Flow del mismo capítulo. Es decir, la estrategia Hodler consiste en disfrutar de los beneficios económicos dentro de unos años cuando la tecnología haya penetrado en la sociedad.

 

De esta forma los hodlers identifican el FUD y el FOMO, pero no dejan que les afecten. Priorizan su tranquilidad personal a “bajar al medio o al corto plazo” e intentar adivinar el mejor momento para entrar o salir del mercado. Evitando además los descuidos impositivos.

 

En cambio, si la mentalidad Hodler no es lo tuyo o si además de hacer hodling quieres tener una segunda cuenta dedicada al trading, tienes que ser capaz de identificar el FUD y el FOMO; ser imparcial y saber cuándo los medios sacan noticias por aprovechar el sentimiento de las masas inversoras y así maximizar sus lectores y cuándo no. Sí. Confirmado. Los medios también conocen el Ciclo de las Emociones del Mercado. Y se aprovechan de él. Seamos conscientes de que cuantos más clics hagamos en una noticia más ganan los periódicos digitales en publicidad. Lo que tienes que hacer es sacarle partido tú también a ese conocimiento.

 

Para ello lo mejor es examinar las noticias desde un punto de vista objetivo y verificar constantemente los fundamentales de Bitcoin. Aquellos explicados en la Sección 1. Si los fundamentales no han variado o han mejorado, la tendencia a medio/largo plazo será ascendente, por muy mala que parezca la noticia y por muy deprimente que sea el sentimiento del mercado.

 

Recuerda que los inversores que realmente saben de Bitcoin no se dejan llevar por las emociones cortoplacistas.

Un ineficiente control emocional, te llevará a vender en un valle y a comprar en un pico. Trabaja para masterizar tu lado emocional.

Continúa leyendo: